lunes, 18 de mayo de 2009

PDVSA recorta dinero a las misiones


"Petróleos de Venezuela empezó a quitarse la carga de financiar y coordinar las misiones sociales. Hace 2 años, la compañía aportó 7,1 millardos de dólares a estos programas, pero el monto se redujo a 3 millardos de dólares al cierre de 2008. El caso más emblemático es el de Barrio Adentro, que llegó a recibir 3,2 millardos de dólares durante 2007".

Hace seis años, cuando el Gobierno arrancó el plan de misiones como programas sociales paralelos a los previstos en el presupuesto público, se partió del hecho de que Petróleos de Venezuela los financiaría directamente y el personal de la empresa, junto a la infraestructura de la corporación, se pondría a disposición de esos proyectos.

Las cifras que revela Pdvsa al cierre de 2008 muestran un punto de inflexión en esa política, porque no sólo recortó en 57,9% los aportes a misiones y programas sociales (una caída de 4,1 millardos de dólares), sino que la compañía también dejó de participar directamente en esos programas, transfiriéndolos al ministerio de competencia y quitándole o reduciéndole el financiamiento.

El año pasado, los gastos sociales de Pdvsa totalizaron 3 millardos de dólares, apenas 42% de lo que llegó a desembolsar durante 2007, cuando se llegó a la cantidad de 7,1 millardos de dólares, según indica la Memoria y Cuenta de 2008 que la empresa entregó a la Asamblea Nacional.

La excepción fue la Misión Ribas, que es un programa para la reinserción de personas que no cursaron educación media. El año pasado tuvo un incremento de 148% con respecto al dinero que se le dio en 2007, al pasar de 133 millones a 330 millones de dólares.

Una situación contraria ocurre con la Misión Barrio Adentro, un programa de atención médica básica en las zonas urbanas y rurales de mayor exclusión. En 2007 llegó a recibir directamente de Pdvsa 3,2 millardos de dólares en solo un año, pero el año pasado tuvo que conformarse con 130 millones de dólares, es decir, apenas recibió 4% de lo que tuvo hace dos años.
Una situación similar a la de Barrio Adentro se presentó con la Misión Mercal, a la que Pdvsa le recortó 76,8% de lo que le dio en 2007 ­bajó de 916 millones a 212 millones de dólares­, pero este caso se dio básicamente porque a la empresa petrolera se le asignó la responsabilidad de distribuir y comercializar alimentos mediante la red Pdval.

Adicionalmente, en los dos últimos años, a la empresa petrolera se le fijó como prioridad apoyar proyectos agrícolas mediante su filial Pdvsa Agrícola, que originalmente tenía como reto impulsar el desarrollo de programas como el etanol para generar combustible renovable producido a base de caña de azúcar, pero ahora también apoya la siembra de otros cultivos y tiene adscrita a empresas procesadoras de leche, como Lácteos Los Andes; o de aceite, comestible como Diana.

El año pasado, los aportes al sector agrícola sumaron 848 millones de dólares, cantidad que encabeza la lista del presupuesto que la petrolera dirige a las misiones y a los programas sociales, llegando a representar 28,2% de este total. No obstante, la cantidad es inferior a la de 2007, cuando se desembolsaron 919 millones de dólares.

En la lista también fueron excluidas la Misión Robinson, orientada a los programas de alfabetización y que tuvo en Pdvsa a su patrocinante inicial con 72 millones de dólares, la Misión Ciencia, la Misión Música, que en 2007 llegó a recibir 43 millones de dólares para el programa juvenil e infantil de las orquestas sinfónicas.
Misión 13 de abril:

Pdvsa no escapó en 2008 a la petición que hizo el presidente Hugo Chávez para que se encargara de mejorar la vialidad tanto en avenidas y calles de las principales ciudades del país, como en varias carreteras, sobre todo en las zonas petroleras.

En concreto, tuvo que disponer de 237 millones de dólares para este programa, lo que implicó un crecimiento de 207% con respecto a los 77 millones de dólares otorgados en 2007 para la construcción y el mantenimiento de vías.

De igual manera está el apoyo a núcleos de desarrollo endógeno y el aporte a las comunidades, como parte del apoyo a la construcción de lo que el Gobierno llama Poder Comunal. Para ello destinó 428 millones de dólares el año pasado.

Este plan para la construcción de las comunas socialistas lo iba a impulsar Pdvsa mediante lo que se llamó Misión 13 de abril, que fue anunciada en abril del año pasado y se financiaría con la recaudación proveniente del impuesto a la ganancia súbita o contribución especial por el excedente que se registró el año pasado en los precios del petróleo.

En la memoria y cuenta de la empresa no se menciona a esta misión y se indica que los pagos por ganancia súbita por 5,7 millardos de dólares fueron transferidos al Fondo de Desarrollo Nacional.

Por ANDRÉS ROJAS JIMÉNEZ
arojas@el-nacional.com
El Nacional .

Tomado de Noticiero Digital




,

2 comentarios:

Arcana Mundi dijo...

Estimado señor:
Deseo invitarle a la lectura de mi último artículo, distribuido en tres entradas acerca de las diferencias existentes entre una cosmovisión religiosa y tradicional, y otra, en el mejor de los casos sucedánea y moderna. El texto refleja un intercambio de opiniones entre un creyente convencido y sin “pelos en la lengua”, (un servidor) y un hombre “normal” que sigue unas pautas modernas.
En este escrito queda clara lo radical de las diferencias entre las dos concepciones. Tras su lectura es cristiano podría llegar a plantearse hasta que punto es factible un cómodo apaño híbrido tradición-modernidad.
Espero que la lectura sea de su agrado.
Un abrazo desde las islas canarias.

Don Alejo Corazón dijo...

Padre Carlos; le saludo muy afectuosamente, en la grata oportunidad de comunicarle que hemos seleccionado su Blog para otorgarle "El Premio Pedagogía do Afecto"; por favor pase por nuestro Blog a informarse.

A sus gratas órdenes.