viernes, 18 de septiembre de 2009

INFORME editorial 18/09/2009 "Conflicto Peligroso"

Chávez se empeña en meter a Venezuela en una crisis geopolítica

¿Qué necesidad tiene Venezuela de aliarse con países y organizaciones de pésima reputación a nivel mundial? Ninguna. El único que ve ganancias para el país con esas “sociedades” es el Presidente de la República, quien sigue en su empeño en participar en una crisis geopolítica generada por la combinación de terrorismo y manejo dudoso de la energía nuclear.

Si fuese un sueño personal solamente, no habría ningún problema. El gran problema es que está arrastrando a Venezuela hacia una tormenta donde no tenemos nada que ganar. Nuestro país siempre ha sido pacifista, pero con Chávez vamos hacia un país belicista.

Chávez ha venido persistentemente involucrando a Venezuela en un conflicto internacional de muy graves proporciones. Primero con sus fuertes nexos con la guerrilla colombiana que incluyen supuestamente financiamiento y apoyo logístico no sólo en territorio colombiano, sino su permisividad con la presencia de los terroristas de las FARC en suelo patrio.

Por esas relaciones con grupos que el mundo casi en su totalidad considera terroristas, hay varios prominentes miembros del proceso revolucionario que aparecen en la lista negra de colaboradores del terrorismo y tienen sus bienes congelados en los Estados Unidos, además de tener negado su acceso a esa nación.

¿Hay necesidad de esa relación con quienes son unos criminales que han asesinado a miles de inocentes en una guerra interna? No. Pero Chávez lo sigue haciendo y eso ubica a Venezuela casi al borde de ser declarado Estado forajido en cualquier momento. Estamos en un estado de pre-guerra con Colombia y todo por nuestra flácida postura ante las FARC, a las que se defiende directa e indirectamente.

En otro frente, Chávez ha venido estableciendo acuerdos muy fuertes con Irán que mantiene con los grandes países fuertes disputas por la utilización de la energía nuclear. Esa es una pelea en la cual nadie nos invitó pero Chávez, como siempre, nos metió.

Los nexos con Irán han hecho que en el país haya una muy importante presencia de funcionarios iraníes cumpliendo actividades extremadamente secretas. Parte de la labor iraní en Venezuela está destinada a la construcción de una carretera de muy especiales características en plena Sierra de Perijá, lo que ha levantado la sospecha de que están planificando la producción del uranio necesario para el programa nuclear de esa nación.

Otra parte, de las acciones iraníes en Venezuela está en la Fábrica Nacional de Bicicletas en el estado Cojedes, donde hay un área muy grande con fuertes medidas de seguridad y con acceso restringido al máximo ¿Cuáles son las labores de los iraníes en esa instalación? Tememos lo peor.

Y ahora Irán será uno de nuestros tutores para el programa de energía nuclear venezolano que supuestamente es con fines “pacíficos” pero con tanto anuncio de compra de armas y de guerra, también tememos lo peor cuando Venezuela tenga capacidad nuclear. Pero además de eso, Chávez prometió la ayuda venezolana a Irán para burlar el bloqueo que le han impuesto en algunas áreas por su programa atómico. Más ganas de meternos en problemas en los cuales no tenemos nada que ver.

Con Rusia la relación es también preocupante. Ahora además de proveernos de miles de millones de dólares en equipamiento militar, serán el otro tutor en el programa de energía nuclear. Para qué tanto gasto militar si los retos que Venezuela tiene no se solucionan con tanques y sistemas de defensa aérea.

Chávez anuncia con felicidad que Rusia nos abrió una línea de crédito por 2.200 millones de dólares para comprar tanques y misiles ¿No hay problemas más graves que atender en Venezuela? ¿Acaso la inseguridad se combate con esos tanques y misiles? Aquí el orden de las prioridades sigue invertido.

¿Tenemos guerras pendientes los venezolanos? Si, pero con la pobreza, la inseguridad, los hospitales, los graves problemas en los servicios públicos, el desempleo y la escasez de alimentos, entre otras batallas. Ninguna se gana con los equipos militares que Chávez compra a granel.

Y por si fuera poco, crecen las acusaciones de que el Gobierno venezolano es débil frente al narcotráfico, lo que por supuesto levanta sospechas y teorías muy preocupantes. Por eso casi todos los días hay intercambios de acusaciones en esa materia.

Todo lo anterior forma parte del afán de protagonismo del Presidente, quien se desvive por ser uno de los líderes de una coalición internacional que acabe con los Estados Unidos. Por eso casi hasta suplica que nos invadan. Por eso provoca con toda clase de insultos contra el presidente de esa nación. Para ello piensa usar la energía atómica como otra provocación. Con ese propósito expone al país con alianzas con países de escasa reputación como Irán, Libia y Bielorrusia. Sólo le falta visitar Corea del Norte y exaltar las bondades de los misiles con cabeza nuclear.

Esa ambición de protagonismo está involucrando a Venezuela en un conflicto internacional de graves proporciones. La combinación de compra de armas+energía nuclear+terrorismo+narcotráfico es un gran peligro y se aleja de lo que son nuestros intereses históricos como nación. Vamos por el camino incorrecto. Chávez tomó el sendero más peligroso.

Tomado de Noticiero Digital




,