domingo, 21 de marzo de 2010

¿Cuál talanquera brincó Henri Falcón?


Yo tengo una seria aprensión con todos los que, políticamente hablando, “saltan la talanquera”. Es que no me nace confiar en ellos, automáticamente me viene la sensación de estar siendo engañado, lo que yo llamo particularmente el “síndrome Arias-Rincón” para el primero (Arias Cárdenas) chavez era un gallina, un asesino hasta que le pasaron por la nariz el cargo de Representante de Venezuela en la ONU y allí todo cambió: “me tenían engañado” fue su argumento mas fuerte para dar de nuevo la vuelta y cobijarse bajo las alas protectoras del fuhrer tropical; lo mismo pasó con el trisoleado Lucas Rincón, que luego de anunciar la renuncia del presidente en cadena nacional aquel 11 A en el que participó activamente, actualmente se desempeña como embajador de la República Bolivariana de Venezuela.

Y mas cuando los “talanqueros” son recibidos benévolamente por una oposición que a todas luces está falta tanto de líderes como de toma de decisiones coherentes. Y aclaro que es solo una percepción particular que en nada tiene que ver con las virtudes humanas que pueda tener ese grupo de los “saltados”. ¿Quién puede dudar de la valía intelectual y humana de Hermann Escarrá? Pero no me nace confiar políticamente en él; igual me pasa con Baduel, con Marisabel, con Ismael García, con Fernando Álvarez Paz, con Luis Alfonzo Dávila, con Luis Miquilena, Pablo Medina, Joel Acosta Chirinos y todos los que en su momento apoyaron “a rabiar” este actual régimen político; los que colaboraron directamente a mantenerlo y sostenerlo (aún cuando fuera solo en los inicios); los directores de medios que convirtieron en héroes/mártires a los golpistas simplemente por no estar de acuerdo con CAP II

El nuevo caso es el del gobernador Henri Falcón, ficha original del PSUV quien desde el 2000 está ejerciendo cargos de elección popular (2 veces alcalde y luego Gobernador del estado Lara) apoyó clara y abiertamente la propuesta de enmienda constitucional que fue votada negativamente por la mayoría de los electores venezolanos. Ahora resulta que después de 11 años, el señor se da cuenta que no se puede dialogar con el presidente, que es necesaria la reconciliación nacional, que no se puede tolerar un esquema vertical que excluya el debate abierto (tanto en Venezuela como al interno del PSUV).

Por los vaivenes de la muy criolla y cochina forma de hacer política, Falcón fue un excelente gobernador mientras era del PSUV pero ahora que se cambió de partido los mismos militantes proclaman que no sirve, que es un traidor, “lo vamos a pulverizar”, es un títere aliado de la oligarquía. Para la oposición era una ficha de chavez, colaborador culpable de todo lo malo que ha pasado en Venezuela durante estos 11 años, pero ahora que abandonó el partido de gobierno empiezan a sonreírle y hacerle “ojitos, carantoñas y pucheros”. ¿Será que no existe dignidad en la política? (pregunta capciosa y fundamentalmente retórica).

Y eso que el cambio de partido fue hacia el PPT, que forma parte de la misma coalición de gobierno y que no es mas que “el patio trasero” del PSUV (pero de línea ciertamente mas moderada). Es como levantarse de la mesa para ocupar el puesto de al lado. Entonces... ¿cuál talanquera brincó Falcón?

, ,