miércoles, 11 de noviembre de 2009

El NACIONAL editorial 11/11/2009 "El rechazo"


Ayer en las primeras horas de la tarde, surgió en las pantallas de las computadoras de los medios comunicación, un despacho de la agencia AP, firmado por Fabiola Sánchez, que daba una estocada mortal al proyecto de guerra con Colombia inventado como recurso de propaganda por Hugo Chávez y Fidel Castro. La noticia fue, de inmediato, seguida por el resto de las agencia internacionales de prensa que consignaron los resultados de una encuesta de Datanálisis que confirmaba una verdad como un templo: los venezolanos rechazan rotundamente una guerra con Colombia.

Que digan no a una guerra insólita es algo lógico y natural en los pueblos civilizados, pero que esa posibilidad bélica "sea rechazada por 8 de cada 10 venezolanos" ya es una noticia que debe no sólo conmocionar a los medios de comunicación del Gobierno y la oposición, sino a los organismos internacionales. Se trata de una demostración de paz y convivencia entre dos pueblos suramericanos como jamás se había visto antes en la historia guerrera de Latinoamérica.

Esta es una lección para los militares, para los falsos comandantes que incitan a la guerra fraticida, a los diputados oportunistas de la Asamblea Nacional y a los directores de periódicos del chavismo, privados y públicos, que no han dudado cínicamente en convertir en noticia de primera página los irresponsables llamados a la guerra con Colombia formulados por el Presidente de la República. Son los William Randolph Hearst del chavismo.

Hearst es recordado, según Wikipedia, por "el incidente de la Guerra de Cuba de 1898. Una escalada creciente de tensión surgió entre España y Estados Unidos. (...) "Esta escalada fue alimentada por Hearst, con el único objetivo de vender periódicos".

Que esta práctica de engaño y sumisión política sea repetida en Venezuela por quienes fueron antaño representantes del periodismo crítico, sólo nos revela el inmenso grado de corrupción moral que la adoración a Chávez es capaz de inducir en esta gente que, se suponía, eran honorables. Ahora son simples cagatintas de los militares.

Las pruebas sobran: según el sondeo de Datanálisis, efectuado a escala nacional, 79,9% de los venezolanos "está en desacuerdo con las amenazas de declaración guerra contra Colombia que viene haciendo el presidente Hugo Chávez". ¿Se van a negar estas cifras? ¿O quizás obedecen a lo que Miguel Otero Silva y Gabriel García Márquez dijeron dignamente en su tiempo: nos presentaremos en las plazas Bolívar de Bogotá y Caracas a negar una guerra entre pueblos hermanos? Tenía razón y la tendrán siempre: 67,5% de los encuestados "expresó su rechazo a que se impida el comercio binacional entre Venezuela y Colombia, y 66,8% se opuso a que el Gobierno venezolano rompa relaciones diplomáticas con el país vecino".

Qué hermosa conclusión, qué bella reacción contra los militares politiqueros que usan a Venezuela y Colombia como argumento para arreglar sus asuntos internos.


Tomado de Noticiero Digital

Puede leer también el artículo de Ernesto Alvarenga