martes, 6 de abril de 2010

Para Adalberto Toledo... in memoriam


Que tristeza siento cuando una persona, a quien no conocí personalmente pero que dejé entrar como amigo, se va.

La columna dominical de Adalberto se me había convertido en lectura obligatoria para comenzar el domingo de manera alegre y con una gota de conocimiento mas… remembranzas del antiguo Maracaibo, gotas del saber universal, detalles curiosos, explicación de los refranes populares, datos que, aunque parecieran un totum revolutu, el columnista sabía presentar para regalarnos un ordenado e inteligente menú que hacía de manera especialmente agradable la lectura de “EL REPOSO DEL DOMINGO”.

Ahora, aunque duela la noticia, la separación abrupta, pero confortado con la Resurrección de Cristo, quiero hacer llegar a sus familiares y al Diario La Verdad mis palabras de condolencia y al mismo tiempo de esperanza firme en un Dios que entregó a su Hijo en la Cruz para que nosotros tuviéramos vida eterna. Si creemos que hemos muerto con Cristo, también creemos que viviremos con Él.

Dios bendiga a Adalberto Toledo y le conceda el reposo eterno en las verdes praderas de su valle.


, ,