martes, 26 de enero de 2010

Carrizalez pal' carrizo...!!! renunció el vicepresidente


Ayer nos acostamos con la noticia de la renuncia del vicepresidente y ministro de la defensa, junto con la de su señora esposa la ministra del ambiente y muy seguramente también la del presidente del Banco de Venezuela. Poco me importan esas renuncias de personajes tan grises que ni siquiera sus nombres recuerdo, además, estamos acostumbrados a ver los continuos y constantes cambios de personajes del Régimen de aquí para allá, ejerciendo sus “buenos oficios revolucionarios” en ministerio tras ministerio que, el que hoy ocupe un cargo alguien que ayer no estaba, no nos deja ni una pizca de sorpresa con un gobierno que pareciera no tener mas gente que el mismo grupito de siempre.

Sin embargo la noticia no nos habla de “enroque” sino de renuncia, que es lo verdaderamente novedoso del asunto. Con un presidente que ha hecho suya la máxima bíblica “si no estás conmigo estás contra mí”, que ha exigido a sus adeptos “la máxima fidelidad”, el que le haya aceptado la renuncia a estos tres personajes no deja de brindarnos la oportunidad del ejercicio mental de la suspicacia.

“Razones personales” y punto; motivo tan vago y general para presentar la renuncia como ponerse a buscar en la guía telefónica a un suscriptor llamado Pérez. La rápida aceptación por parte de Chavez y el escueto comunicado por parte de la ABN (imitación del Ministerio de Propaganda Nazi de Goebbels) aupan al lector a intuir los motivos que se esconden tras las “razones personales”.

¿Será verdad que el fracasado plan de cortes de energía en Caracas y por el cual casi se le va la Capital de las manos a Chavez fue diseñado en la vicepresidencia? ¿será un mero, simple y llano pase de factura por un bodrio que estuvo a punto de convertirse en una bomba? Si el presidente botó al ministro de Energía Eléctrica Ángel Rodríguez, quien aparentemente no tuvo nada que ver con el plan de racionamiento, y sólo lo conoció cuando ya estaba firmado, sellado y refrendado por el Vicepresidente, pero que le sirvió muy bien al Führer como “chivo expiatorio” sobre el que descargar las responsabilidades del caso, no pudo darle una medida de gracia al que siendo vicepresidente debía tratar distintamente por no ser un lacayo cualquiera? Los “motivos personales” no serían “Chavez me exigió la renuncia, y si me voy yo se va mi mujer conmigo?

Por otra parte, rumores van rumores vienen, suena la posibilidad de que Chavez quiera conferirle el rango de “generales de la República” a varios cubanos, cosa con la que no estuvo de acuerdo el vicepresidente, que por cierto era también ministro de la Defensa, y por lo tanto esos “motivos personales” también incluyan, junto a la electricidad caraqueña, la trifulca que debió armarse entre esos personajes por una decisión que, de ser cierta (y espero que no lo sea) sería de un entreguismo traidor nunca visto en la Venezuela Republicana.

Quienes deben estar alegres por la “renuncia” son los demás grupos que se cobijan bajo la sombra de la fuente del pez que escupe agua. Nuestros analistas políticos hablan de las facciones existentes dentro del chavismo y así conocemos al grupo de Diosdado, al de Adán, al de José Vicente, al de Maduro/Cilia, y la salida del grupo Carrizalez (incluyendo al presidente del Banco de Venezuela) solo abre la puerta a la posibilidad de ocupar mas cuotas de poder y tan cercanas al “rey Sol” como el del ad latere presidencial.


, ,