miércoles, 27 de enero de 2010

Arzobispo de Coro declarado "persona non grata"


Dentro de las estupideces propias de esta revolución endógena del siglo XXI está la descarada actitud de cerrarse al diálogo y a las críticas descalificando al denunciante. No son capaces esos pseudo líderes del “proceso” de esgrimir argumentos en contra, tal vez sus cabezas no dan para tanto, no podemos pedirles peras al olmo, porque la revolución no se defiende con razones, argumentos, ni siquiera con una buena gestión sino destruyendo al enemigo, marginándolo, y en casos no poco frecuentes, enviando sus propios grupos terroristas para tratar (inútilmente) de silenciar lo que está en boca de todos.

Son harto conocidos mundialmente los episodios de violencia protagonizados por Lina Ron y sus secuaces frente a las puertas de canales de televisión como Globovisión o de Diarios como EL Nacional. Las motos con gente armada de “La Piedrita” provocando el terror en las manifestaciones pacíficas de la oposición, haciendo tiros al aire, y a veces no tan en alto para disuadir, aterrorizar. Manifestantes heridos, periodistas golpeados, gente agredida simplemente por ejercer el derecho a la protesta, por denunciar las carencias y deficiencias de esta “revolución bonita”.

Ahora la cayapa legislativa le tocó a Monseñor Roberto Lückert y en su propia arquidiócesis. El Consejo Legislativo de Falcón (la enorme cantidad de solo 8 diputados que pretenden hablar en nombre de todo el Estado) lo ha declarado “persona non grata” por sus recientes declaraciones acerca de la situación nacional y el rechazo al nuevo cierre de RCTV. Será que esa gente no tiene ojos para ver que el país no está tan “lindo y bello” como la falsa imagen que los chavistas pretenden dar, que cada día crece mas el descontento popular frente a unas medidas represivas, coercitivas, lesivas a todo ideal de bienestar social, personal y humano?

Como aceptar las críticas conlleva mucho trabajo, hay que analizar, argumentar, es preferible callar al que habla de la realidad nacional, marginarlo, declararlo “persona non grata” para evitarse los legisladores el bochorno de tener que ponerse a pensar sin saber claramente y a ciencia cierta cómo es que se realiza ese proceso intelectual del que seguramente han oído. Como bien dijo una vez uno de los mejores filósofos latinoamericanos, Mario Moreno “Cantinflas”: “Lo importante no es ser ignorante, sino no demostrarlo”.

Para mañana a las 9 están preparando una concentración frente a la Catedral de Coro en desagravio a la prepotente actitud que el Consejo Legislativo de Falcón tuvo con Monseñor Lückert, pero ¿quién, en su sano juicio puede pretender que los legisladores falconianos entiendan algo si para tantas luces están ciegos y para tantas voces están sordos?

Mi solidaridad, mi oración y mi respeto a un gran amigo que no sabe quedarse callado frente a la injusticia.

fuente Noticias24


,