miércoles, 13 de enero de 2010

Carta Pastoral de los Obispos venezolanos "Bicentenario de la declaración de independencia"

CARTA PASTORAL
SOBRE EL BICENTENARIO
DE LA DECLARACIÓN DE INDEPENDENCIA DE LA REPÚBLICA
XCIII ASAMBLEA PLENARIA ORDINARIA DEL EPISCOPADO VENEZOLANO



INTRODUCCIÓN

1.- Como ciudadanos y al mismo tiempo discípulos del Señor y obispos de la Iglesia Católica en Venezuela, compartimos con nuestros hermanos en la fe, y con miembros de otros credos y convicciones, el ser hijos de este pueblo al que amamos, con cuyo pasado, presente y futuro nos identificamos, y con cuyo ideal de libertad y justicia, de paz y bien, nos sentimos plenamente comprometidos.

2.- Consideramos, por tanto, nuestro deber y derecho, compartir con toda la comunidad nacional, algunas reflexiones y orientaciones, a propósito de las fechas nacionales bicentenarias que nos disponemos a celebrar: el 19 de abril de 1810 y el 5 de julio de 1811. Al hacerlo, no olvidamos lo que ya en 1965 el Concilio Vaticano II decía sobre la Iglesia: ella sabe muy bien que todos sus miembros no siempre fueron fieles al Espíritu de Dios, que aún hoy es mucha la distancia entre el mensaje que anuncia y la fragilidad humana de los mensajeros, y comprende cuánto debe aún madurar en su relación con el mundo (GS 43); reconoce también los muchos beneficios que ha recibido de la evolución histórica del género humano (GS 44).

3.- Por ello, la Iglesia, con humildad, no teme declarar que cuando anuncia a Jesús y su Evangelio no lo hace con un saber que compite con otros y menos aún desde una “ideología” que oprime o excluye. Cuando denuncia injusticias o indignidades, no condena a la persona o se opone a la legítima autoridad, sino que cuestiona excesos o distorsiones arbitrarias. Asimismo, al convocar, animar u organizar obras y servicios, “no hace política”, invadiendo esferas ajenas, sino que actúa, espiritual y moralmente comprometida, a favor de la persona toda: cuerpo, mente, espíritu.

UN HERMOSO SUEÑO

4.- La Patria está a las puertas del segundo centenario de su nacimiento como país independiente, libre de vínculos coloniales con la corona española y comprometido con una absoluta liberación de todo coloniaje. En efecto, entre el 19 de abril de 1810 y el 5 de julio de 1811, los fundadores de la patria tomaron la difícil decisión de formar la República de Venezuela, y proclamaron un hermoso sueño nacional, conscientes de la grandeza del mismo, del sacrificio que implicaba, así como de las limitaciones para llevarlo a cabo.

5.- Tanto el 19 de abril como el 5 de julio fueron dos acontecimientos en los que brilló la civilidad. La autoridad de la inteligencia, el diálogo, la firmeza y el coraje no tuvieron que recurrir al poder de las armas o a la fuerza y a la violencia. La sensatez en el intercambio de ideas y propuestas respetó a los disidentes y propició el anhelo común de libertad, igualdad y fraternidad.

6.- No podemos menos que hacer hoy memoria, con emoción y gratitud, de lo que esos fundadores formularon en el Acta Solemne de Independencia:

Nosotros, los representantes de las Provincias Unidas de Venezuela, poniendo por testigo al Ser Supremo de la justicia de nuestro proceder y de la rectitud de nuestras intenciones, implorando sus divinos y celestiales auxilios, y ratificándole en el momento en que nacemos a la dignidad, que su Providencia nos restituye, el deseo de vivir y morir libre: creyendo y defendiendo la Santa y Católica y Apostólica religión de Jesucristo, como el primero de nuestros deberes; Nosotros, pues, a nombre y con la voluntad y autoridad, que tenemos del virtuoso Pueblo de Venezuela, declaramos solemnemente al Mundo, que las Provincias Unidas son y deben ser de hoy más de hecho y de derecho Estados libres, Soberanos e independientes, y que están absueltos de toda sumisión y dependencia de la Corona de España … , y que como tal Estado libre e Independiente, tiene un pleno poder para darse la formas de gobierno, que sea conforme a la voluntad general de sus Pueblos … y … todos los demás actos, que hacen y ejecutan las Naciones libres e independientes..

7.- El Acta también afirmaba que, “como todos los pueblos del mundo, estamos libres y autorizados para no depender de otra autoridad que la nuestra”. Particularmente significativa es la convicción de que la búsqueda “de nuestro propio bien y utilidad” no se quiere “establecer sobre la desgracia de nuestros semejantes”.

8.- Los padres fundadores de la patria, herederos de una tradición cristiana que ya contaba tres siglos en este suelo, reafirmaron esa fe con pública proclamación; deseaban que la República de Venezuela naciera, por tanto, bajo la inspiración de la fe en Jesucristo e imploraron la ayuda divina para la realización de ese sueño de libertad, de unidad, de paz. La decisión se tornó oración, la cual lleva siempre más allá de las propias debilidades, y fortalece continuamente una esperanza y un compromiso mayores por alcanzarla. Así empezó la República.

9.- Este hermoso sueño y propósito de reconocer la dignidad de todos, de lograr formas de convivencia y libertad para toda persona sin exclusión, era una aspiración primordial, pero imperfecta. Era sólo el inicio de un largo camino. En efecto, no se reconocía entonces la igual dignidad de indígenas, esclavos, negros, pardos, mestizos y blancos de orilla, ni se daba el mismo trato a los propietarios y a los carentes de medios materiales. La intención del proyecto no integraba en el nuevo orden las necesidades y aspiraciones más profundas y justas de vastos sectores. De derecho, todos estaban incluidos en la esperanza y en la bendición de Dios, invocada para romper con el pasado y emprender una larga marcha hacia la construcción de una forma de convivencia que, de verdad, fuera ámbito de vida, de libertad y de dignidad para todos; de hecho, sin embargo, la gran mayoría de los sectores populares quedó excluida.

10.- Este proyecto de una república independiente e igualitaria, no fue plenamente comprendido y aceptado, razón por la cual, desde un principio, muchos se opusieron a él y a la Independencia que lo sustentaba, produciéndose, por consiguiente, una división de la República naciente en bandos enfrentados; división que traería muy pronto la peor de las desgracias: la guerra intestina o entre hermanos, que sólo más tarde se transformaría en guerra de naciones.

AL TÉRMINO DE DOSCIENTOS AÑOS DEL 19 DEL NACIMIENTO DE LA PATRIA

11.- Esta distancia temporal se nos presenta, primero, como hecho cronológico, pero es, ante todo, tiempo humano en cuanto acción libre, acontecimiento, proyecto histórico, y tiempo cristiano, de creación, encarnación y salvación. Por todo ello, este tiempo exige rememoración fiel y crítica, conciencia y compromiso actuales, y esperanza de humanización.

12.- Más allá de las propias fronteras, a la caída de la primera república, Venezuela emprendió el camino de la libertad con los demás países de común herencia cultural. Luchó por otros y con otros pueblos, pero nunca contra pueblos hermanos, sino con sentido y conciencia de integración y solidaridad fraterna.

13.- Sin embargo, toda guerra deja consecuencias nefastas en los más diversos órdenes. La vida republicana estuvo plagada, a partir de 1830 y durante todo el siglo XIX, del virus militarista de golpes y montoneras, cuyas consecuencias negativas impidieron un desarrollo social, económico y político más fructífero.

14.- El siglo XX vio desaparecer las guerras civiles. Sin embargo, vivimos también las experiencias negativas de las dictaduras que conculcaron los derechos humanos fundamentales. Ni siquiera el progreso material puede justificar ninguna dictadura.

EL TIEMPO PRESENTE

15.- Queremos, sin embargo, concentrar nuestra reflexión en la etapa democrática iniciada a raíz de enero de 1958. Estas últimas décadas pueden desglosarse en dos períodos significativos y crecientemente contrastantes. El primero se caracterizó por una relativa bonanza económica, una significativa movilidad social ligada a la generalización de la educación y la formación profesional, así como por una consolidación de la institucionalidad democrática, el afianzamiento de una cultura civilista, de pacificación y pluralismo. Hubo, además, progresos significativos en el orden de la salud, educación e infraestructura.

16.- En lo tocante a la Iglesia católica pueden destacarse la creación de diócesis y parroquias, la regularización de las relaciones Iglesia-Estado, un fortalecimiento de su red de organismos y servicios con el aumento de presencia de vida religiosa y laical, así como una renovación de su conciencia de identidad y misión evangelizadoras, en la línea del Concilio Vaticano II y de las Conferencias Generales del Episcopado Latinoamericano.

17.- Ese primer período experimentó su quiebre a finales de los años setenta. La superabundancia de recursos debida a los precios del crudo, no sólo dislocó la economía, sino que marcó el inicio de una creciente desilusión en las mayorías populares: la democracia integral no era para todos.

18.- Sin embargo, al no utilizarse la renta petrolera con real justicia y equidad, surgió un ansia de cambio más profundo, en el que se retomara el camino hacia una más equitativa justicia distributiva, un combate más vigoroso contra la corrupción y los privilegios, y una más efectiva participación, haciendo que los más pobres fueran auténticos sujetos activos, protagonistas, de la cosa pública. Un logro positivo de este período fue la descentralización.

19.- La vida nacional fue experimentando, pues, un desgaste y distorsión en la convivencia democrática por agotamiento de los partidos políticos, desencanto de la participación ciudadana y la insuficiente e inadecuada atención a las necesidades reales y expectativas sentidas de las grandes mayorías empobrecidas y crecientemente relegadas. Todo esto, junto con promesas insatisfechas y legítimas ansias de reconocimiento no tomadas en consideración, crearon una matriz favorable al surgimiento de alternativas transformadoras, más allá de un simple cambio de gobierno. Eso fue lo que prometió el candidato triunfador en la campaña electoral de 1998.

20.- El segundo período, en el cual estamos, abarca las últimas tres décadas hasta hoy. La transformación iniciada en 1998, fue el resultado de un profundo anhelo, definido como un proyecto inédito de “refundar” la República, , y por eso contó inicialmente con un gran respaldo popular; sin embargo, el mismo se ha venido concretando en un “proceso de cambio”, primero de régimen, por un proceso constituyente y una nueva Constitución; luego de sistema, calificado ahora como revolucionario, de pretensión totalitaria, ya que intenta reestructurar tanto lo socioeconómico como lo político-institucional, lo jurídico-constitucional y lo ético-cultural. Por estas razones, su ambición no sólo toca el tejido material y organizativo del cuerpo social, sino también, y sobre todo, afecta el fondo íntimo, espiritual, del alma nacional. Todo esto, en su ideario y realizaciones, no sólo se presta a grandes ambivalencias y ambigüedades, sino que contradice elementos fundamentales de una auténtica cultura democrática.

21.- Es un mal de la nación, en uno y otro período, el que millones de venezolanos continúen, todavía hoy, sumidos en condiciones materiales, institucionales y morales indignas de su condición humana, y permanezca frustrado el propósito de construir una República, para todos en la riqueza de su diversidad y libertad, y con todos en la comunidad de su solidaridad y fraternidad. Las élites de antes y de ahora no han logrado que el pueblo sea sujeto capacitado y autónomo. Y el proyecto de socialismo del siglo XXI, pregonado ahora, dista mucho de lo que el pueblo venezolano aspira y reclama.

22.- Hoy, a doscientos años, los venezolanos puestos delante de Dios, hemos de confesar que sólo en parte hemos cumplido el propósito de los fundadores. Estamos contrariando la divisa fundacional ya mencionada de “no establecer nuestra felicidad sobre la desgracia de nuestros semejantes”. Nuestro pueblo experimenta grandes privaciones en medio de la abundancia de recursos petroleros; muchos hermanos nuestros carecen de oportunidades de empleo estable para una vida digna, y sobreviven y trabajan en medio de grandes dificultades y temores; el despilfarro, la corrupción y la ineficiencia acaban con los recursos que debieran convertirse en vida y no en confrontaciones, incertidumbres y desesperanza. Estas y otras carencias, han sido una constante en nuestro devenir republicano.

23.- ¿Qué exigen en concreto estos desafíos? Ante todo y de manera resumida: un compromiso firme de luchar contra una anti-cultura de explotación, dominación y arbitrariedad; de división, violencia y exclusión; y, positivamente, de crear, de verdad, un “espacio común”, espiritual y social, donde la dignidad de cada uno sea reconocida y promovida por la laboriosidad, la conciencia y la responsabilidad de todos; y por instituciones que encarnen el respeto y la equidad, que apunten a la promoción de la totalidad de los derechos humanos universalmente reconocidos.

24.- Nos anima la firme esperanza de que todo aquello que vaya en contra del propósito fundacional de la Venezuela libre y soberana, justa, solidaria y fraterna, no triunfará. La voluntad de labrar un futuro cada vez mejor, en la convicción del triunfo definitivo de la vida y de la libertad sobre la muerte y cualquier forma de opresión, ha sido, es y será motivo y razón de lucha de un pueblo que cree, ama y espera.

CONFIADOS EN DIOS

25.- En muchas cosas la Venezuela de hoy es distinta de aquella que inició su camino de independencia y soberanía entre las naciones del mundo. Si nuestros padres fundadores en su tiempo, junto con la libertad y la dignidad, afirmaban su deseo de seguir “creyendo y defendiendo la Santa Católica y Apostólica Religión de Jesucristo”, que era la compartida por la mayoría de los que habitaban esta tierra, hoy conviven con nosotros muchos venezolanos que no pertenecen a nuestra Iglesia, gracias a la libertad de conciencia por ella reconocida y que la historia nos ha aportado como logro de dignidad humana. A todos nos une el deseo y la búsqueda de fraternidad, de libertad, de justicia y de paz. Es necesario, pues, que cada miembro de este pueblo, desde su propia identidad interior aporte lo mejor de su espíritu y lo ponga al servicio de una República unida y multicolor, pues por encima y más allá de diferencias de credo, situación social, ideología o pertenencia partidista y otras, los venezolanos somos personas con una igual dignidad, miembros de un solo pueblo, y para los creyentes en Cristo, hijos de un mismo Padre, creados a imagen y semejanza: de Dios, que es Amor (1Jn. 4,8).

26.- El noble espíritu de la génesis republicana se especifica ahora, por tanto, en el llamado a todos a la libertad, a la dignidad y al amor solidario. En efecto, Dios nos interpela como al Caín asesino“¿dónde está tu hermano Abel?” (Gn.4,9).


27.- En este contexto, nosotros, Obispos, en el nombre de Jesús, le decimos a nuestros hermanos venezolanos lo mismo que los apóstoles Pedro y Juan, al entrar al templo de Jerusalén, le dijeron a un paralítico que pedía limosna: “No tenemos oro ni plata, lo que tenemos te lo damos: en nombre de Jesús Mesías, el Nazareno, echa a andar” (Act.3,6). A los Pastores de la Iglesia Católica no nos corresponde lo que es propio de quienes han sido elegidos para ejercer, con gravísima responsabilidad, el servicio del bien común desde los poderes político-administrativo, legislativo, judicial y electoral, así como de los especialistas y administradores en cada profesión. Pero, sí es nuestro derecho y deber, invitar, desde el Evangelio de Jesús, a la acción humanizadora de transformar el poder en servicio y los bienes de la tierra en medios de vida y oportunidades para todos, en vez de convertir a uno y otros en instrumentos de luchas de clase, discriminación, odio, opresión e idolatría.

RECONSTRUCCIÓN DE LA CONVIVENCIA CIUDADANA

28.- Sentimos que Dios y la Patria nos llaman e interpelan, en primer término, a colaborar en la construcción o más bien reconstrucción material y espiritual de la República en un clima de de solidaridad y convivencia, que incluya a todos y en la que todos tengamos vida en libertad.

29.- Conmemorar el bicentenario significa que, entre los acontecimientos de entonces y la actualidad, el país ha recorrido un buen trecho donde se entremezclan positividad y negatividad, logros y fracasos, progresos y regresiones, construcciones y destrucciones. Conmemoramos el momento de la creación y el tiempo intermedio recorrido en dos siglos. Somos herederos de errores y aciertos. Pero al hacer memoria de un sueño, la situación presente nos impulsa a aprovechar todo lo positivo que tenemos, a superar muchas fallas y aprovechar mejor el tiempo presente. Por delante tenemos una ingente tarea.

30.- Fundamentado en la larga experiencia de siglos, reflexionada desde la comprensión del corazón humano que nos da a los creyentes Jesús de Nazaret y la rica doctrina social de la Iglesia, nutrida por la reflexión sobre los éxitos y fracasos de las sociedades modernas, decimos no al individualismo y no al estatismo. No al individualismo, afirmando con fuerza la dignidad personal, pero vivida con espíritu de solidaridad y convivencia fraterna, que promueve la vida de los otros frente a todo egoísmo y aislamiento individualistas. Decimos no al estatismo, pues está a la vista, por doquier, el desastre que han producido y producen los proyectos autoritarios y hasta totalitarios, de diverso signo, que impiden la creatividad y la libertad ciudadanas.

31.- La deuda social, las consecuencias de la falta de continuidad administrativa y el costo pagado por el populismo y el derroche son inmensos. Es mucho lo que tenemos que corregir. Es patente el sufrimiento humano de las mayorías cuando se coarta la libertad con leyes e instituciones que deterioran la vida humana.

32. Debemos asumir a la persona como sujeto singular de derechos y deberes, abierta solidariamente a los demás; lo contrario del egoísmo y de la masificación. Requerimos ciudadanos como agentes conscientes y beneficiarios del bien común, partícipes y actores de la soberanía popular. Necesitamos institucionalidad, es decir, intermediación eficaz de la libertad, responsabilidad subsidiaria por lo público y común. Y en ella, deseamos un Estado como instrumento apto, propiciador del mayor grado de felicidad para todos, con instituciones, leyes y servicios públicos justos y efectivos que promuevan y garanticen el bien común a través del florecimiento de la creatividad y libertad solidarias.

33.- Vamos a construir juntos, en unión de corazones, de ideales y esperanzas, una Venezuela de hermanos, entregada con trabajo y responsabilidad a transformar los inmensos recursos con que Dios la ha dotado, para convertirlos en salud, educación, seguridad, vivienda digna y sobre todo en oportunidades de trabajo productivo, pilar fundamental del desarrollo humano integral para todos.

VENEZUELA PARA TODOS

34.- Dios nos acompaña llamándonos al bien y dándonos fuerzas para hacerlo. Exige amar no sólo a los nuestros, a los de nuestra simpatía política, a los de nuestro sector social, color o religión. Dios es padre de todos y su amor quiere liberar a todos, incluso liberarnos de nosotros mismos y de nuestro miedos y limitaciones. Nos hace sentir que mientras no nos decidamos a reconciliarnos como hijos suyos y hermanos unos de otros, y a renovar la firme voluntad de reconstruir la República para todos, no habrá Venezuela digna y libre para nadie. Una Venezuela sólo para unos pocos va contra el plan de Dios y contra aquel hermoso proyecto fundacional que los padres de la República dejaron plasmado en el Acta de nuestra Independencia.

35.- La tarea no es fácil, como no lo fue entonces. Las resistencias son muchas y se requiere sacrificio y constancia, como nos lo demostró el Libertador con su vida y sus palabras visionarias. Es hora de construir verdaderas comunidades con igualdad de participación, de abrirnos al optimismo y de reencontrarnos todos como venezolanos en el abrazo de la dignidad y del amor de hijos de Dios; un abrazo que nos renueve en el reconocimiento y en la afirmación de los otros, de aquellos que tendemos a rechazar, incluso a odiar, y de aquellos a los que por ideas diversas o sectarismos políticos excluimos. Dios quiere para nosotros una Venezuela en la cual la unión, el perdón y el amor sean las bases sólidas para que el hermoso proyecto fundacional se convierta en realidad, sin las limitaciones que en estos doscientos años de historia lo han frenado.

36.- La fecha del 19 de abril nos plantea, para hoy y para el futuro, una gran responsabilidad, a la que Dios nos llama cuando nos ordena, “no matarás” (Dt.5) y “ama a tu prójimo como a ti mismo” (Lc. ): a todos, pero de manera especial a los dirigentes y líderes políticos, empresariales, culturales y sociales, que por su posición en la sociedad están llamados a presentar al país proyectos de transformación y avance que sean, al mismo tiempo, realistas e inspiradores, para producir efectivo bienestar e inclusión.

IGLESIA RENOVADA PARA UN MEJOR SERVICIO

37.- En el año 2007 los obispos en Aparecida (Brasil) reflexionamos con preocupación sobre los graves problemas que se viven en América Latina y el Caribe y llamamos a todos los católicos a una misión continental para que la vida y enseñanzas de Jesucristo nos renueven espiritualmente y transformen la actividad económica, social y política, estimulándola y orientándola para la promoción de una vida digna de nuestros pueblos. Sin propuestas articuladas en función y beneficio de todos, no puede haber país en paz y desarrollo.

38.- La Iglesia que peregrina en Venezuela, comprometida con la Misión Continental, concluyó desde 2006 un Concilio propio, en el cual analizó, entre otras cosas, los males que nos aquejan y los caminos de gestación de una nueva sociedad. Ahora invita a que esta renovación moral y social se una a la llamada por los doscientos años de la Patria, para así llegar, con democracia y participación, a proyectos concretos en los que las necesidades y esperanzas de la gente encuentren respuestas específicas, con programas bien pensados para la reconciliación y reconstrucción de la Nación, la felicidad de unos no descanse sobre la miseria y negación de otros, y la justicia y la libertad se den la mano para producir la paz, la convivencia y la vida digna que tanto necesitamos.

39.- Este año bicentenario, en el que la Iglesia hace memoria de su importante aporte a la formación del país y a la tarea que se le planteó en el acompañamiento educativo y ético-espiritual de la etapa republicana, es propicio para renovar su compromiso con la marcha actual y futura de la nación en la perspectiva de un desarrollo integral y un genuino humanismo cristiano.

40.- En este sentido, nuestra Iglesia cuenta con un conjunto doctrinal sólido proporcionado por el Concilio Plenario de Venezuela, el cual constituye el fundamento de un proyecto evangelizador pastoral de gran alcance para su renovación en función de un mejor servicio a nuestro pueblo. Urge, por consiguiente, su puesta en práctica, decidida y responsable, a lo ancho y largo del país.

41.- Del Concilio Plenario tenemos dos documentos que, de modo muy particular, formulan el compromiso de los católicos, unidos a todos los hombres y mujeres de buena voluntad, con la construcción y reconstrucción del país en el sentido de la justicia, la libertad, la fraternidad y la paz. Se trata de los documentos La contribución de la Iglesia a la gestación de una nueva sociedad y Evangelización de la cultura en Venezuela.

42.- La acción de la Iglesia en el campo de lo histórico-cultural, se desenvuelve en tres vertientes complementarias: denuncia, anuncio y compromiso, en relación con lo que toca a la dignidad de la persona humana y sus derechos y deberes fundamentales, en los campos socioeconómico, político-institucional y ético-cultural. La labor en educación, salud, atención a niños y ancianos, así como las obras de caridad y la de presencia en zonas populares y marginales, se realiza en esa dirección.

43.- En relación con lo anteriormente expresado, como Pastores manifestamos nuestra decisión de impulsar una decidida puesta en práctica de las orientaciones conciliares. En ello está en juego todo lo relativo a valores como la defensa y promoción de los derechos humanos; lo tocante a la superación del empobrecimiento, la exclusión y las hegemonías, mediante la promoción de la justicia, la participación y la subsidiaridad; así como el fortalecimiento de la democracia y la sociedad pluralista, la educación libre hacia un desarrollo compartido y el dinamismo cultural orientado a una calidad espiritual de vida.

CONCLUSION

44.- En el marco de la situación actual del país, la conmemoración bicentenaria del 19 de abril y del 5 de julio ofrecen una invalorable oportunidad para un examen de conciencia nacional acerca de lo que hemos hecho con la República heredada de los fundadores de la nación y, sobre todo, de lo que nos corresponde realizar en relación a los que ellos soñaron en aquella génesis de la nación independiente.

45.- En fidelidad creadora y crítica al proyecto de entonces, hemos de promover la salud espiritual del país, reconstruyendo lo que fuere necesario, en el sentido de una sociedad auténticamente justa, sin exclusiones ni divisiones; verdaderamente libre y democrática, con pluralismo, división de poderes, estado de derecho; de calidad cultural mediante la promoción de un genuino humanismo. Una Venezuela de todos y para todos, con atención preferencial a los más débiles, sin exclusiones ni presos políticos, con el debido respeto a los procesos judiciales, con las normales garantías para la propiedad privada y con diversidad de opciones políticas. Un país soberano,, integrado internacionalmente en una real fraternidad de pueblos sin expresiones altisonantes, acciones desafiantes o alianzas preocupantes..

46.- La Iglesia Católica en Venezuela, con respeto y afecto por otras iglesias y comunidades cristianas, así como también por otras confesiones y convicciones, se sabe con la responsabilidad de representar a la mayoría de los compatriotas, y, por ello, en fidelidad a la misión evangelizadora recibida del Señor Jesucristo, se ofrece como servidora de todo nuestro pueblo por el cumplimiento del mandamiento máximo del amor, a Dios y a los hermanos.

47.- En el cumplimiento de esta misión, los pastores de esta Iglesia invitamos, pues, a todos nuestros hermanos en la fe y a todos los venezolanos en general a poner lo mejor de nosotros mismos para el progreso integral de la nación, entendiéndola como casa común y hogar de todos. Que la Santísima Virgen de Coromoto, Patrona de Venezuela interceda ante su Hijo Jesucristo para que construyamos una patria que responda al sueño de los fundadores y lo supere, profundizando en los valores de la libertad, la solidaridad y la paz.

Caracas, 12 de Enero de 2010.

Los Arzobispos y Obispos de Venezuela


(Agradezco a Cáritas de Venezuela el haberme enviado este documento porque en la página de la Conferencia Episcopal de Venezuela aún no se han dado por enterados)


,