martes, 15 de diciembre de 2009

Angel Lombardi "Lo importante parece no serlo"

Definitivamente en Venezuela somos ingenuos, en la crónica mediática la noticia más resaltante pareciera ser el escándalo bancario, donde el Gobierno y la boliburguesía están involucrados, pero mientras esto sucede pasan desapercibidas otras noticias, que a mi juicio tienen la máxima importancia política como lo son la aparentemente rutinaria promoción de tres generales de División a mayores generales, totalmente fuera de las fechas que para estos casos se estilan y que "casualmente" el ascenso tiene que ver con militares en puestos claves como son los servicios de inteligencia y comando en las zonas fronterizas. Igualmente se procede al cambio de nombre de la Policía política o como dice Domingo Alberto Rangel de la Policía del Presidente, y se somete a una reorganización total bajo la asesoría cubana, mientras que al mismo tiempo se crea una Policía Nacional identificada ideológicamente con el régimen y si a eso agregamos la insistencia de importantes representantes del poder público de que el Estado tiene que ser uno indivisible, todo coincide en la dirección de que el régimen se apresta a enfrentar el difícil 2010 con decisiones que apuntan más hacia la represión que a la conciliación y al diálogo.

Agréguese la "rojización" definitiva del Consejo Nacional Electoral para pensar en términos del lenguaje presidencial, que todo ello conduce al "apresto de combate" para el 2010, con una mayoría crecientemente descontenta, una oposición fortalecida y una crisis económica como dice Maza Zavala, que no anuncia nada bueno y muy comprometedora para el Gobierno.

Todo apunta a una escalada represiva para neutralizar las fuerzas adversas y "blindar" a un régimen agotado y acosado, desde adentro y desde afuera. Lo de los bancos boliburgueses, sin dejar de ser importante, en esta perspectiva general, termina siendo secundario, apenas la punta del iceberg y es la versión venezolana de los Ochoa cubanos, que utilizados por el régimen, después fueron desechados por éste.
En Venezuela pareciera gobernar Fidel, "ese monstruo de la estrategia perfecta" como le gusta decir al Presidente, citado recientemente por Elizabeth Burgos.
Dos conclusiones saco de todo esto, que la maldad es longeva y en el "proceso" todos son prescindibles menos el hiperlíder.

Tomado del Diario LA VERDAD


, ,