domingo, 13 de junio de 2010

...y sacaron a torear al Cordobés


Algunos amigos españoles, de esos hoy viejos que llegaron en la década del 50 a Venezuela concuerdan con sorna en que cada vez que Franco metía la pata y había descontento popular, súbitamente se anunciaban lidias de toros con el Cordobés como lance principal. Era una aplicación a la española del famoso axioma de los césares: Pan y Circo.

Y como parece que el manual de “como ser el perfecto dictador sin morir en el intento” es materia de lectura obligatoria para cierta gente, también en Venezuela tenemos nuestro Cordobés que le proporcione la necesaria distracción al pueblo y lo aleje de la tan pesada carga (literalmente hablando) de los mas de tres mil quinientos containers de comida dañada.

Dado que los denunciantes fueron los mismos chavistas y que las (sumamente tristes) declaraciones de personeros del gobierno tratando de minimizar el horrendo crimen de lesa patria abarcaron todo el espectro del ridículo (la comida está “vencida” pero no podrida… es un plan desestabilizador de la burguesía… con la leche descompuesta se puede hacer chicha y yogurt… eso es solo el 1% del total de comida distribuída… ) y no convencieron ni a las mismas focas que, muy chavistas serán pero pasan hambre como todo el mundo y les duele también la pérdida de tanta comida que bien pudo solventar la situación de desabastecimiento alimentario galopante, especialmente en un régimen que se llena la boca hablando de sus bondades para con los pobres, pues había que echar mano de un pote de humo, de un trapo rojo que desviara la atención hacia temas menos importantes pero aparentemente mas escandalosos (un escándalo tapa otro escándalo) y fue entonces, después de leer el manual del perfecto dictador, cuando decidieron que el Cordobés saliera a lidiar el toro de Zuloaga.

Orden de captura contra Guillermo Zuloaga, presidente de Globovisión y olé. Chicuelinas van, manoletinas vienen, pases de pecho, rejoneadores picando al toro, pasodobles sonando en el aire y los pañuelos blancos de la Asamblea Nacional pidiendo las dos orejas y el rabo para semejante faena.

La primera corrida de ese Cordobés fue durante la expropiación de las empresas zulianas que hacían mantenimiento a las petroleras en el Lago de Maracaibo y luego a las empresas briqueteras de Guayana… Orden de captura a Zuloaga que tiene 24 carros acaparados en su casa y olé… la verónica cubrió a los miles que quedaron desempleados, la cantidad de empresas y negocios que quedaron “guindando” en la Costa Oriental del Lago, el freno en el desarrollo económico de Ciudad Ojeda, Lagunillas, Bachaquero, etc. Todo eso se fue al foso, lo tapó el capote de Zuloaga y los 24 piches carros que encontraron en su casa.

Esta vez la muleta no es tan grande como para cubrir tantos containers. La vez anterior solo afectaba (duramente, brutalmente) la economía en 2 estados (Zulia y Bolívar), esta vez se juega con el hambre de toda Venezuela, porque parece que a esos containers los regaron a todo lo largo y ancho de la geografía nacional… en todas partes se están descubriendo, por el olor a podrido, cantidades enormes de comida dañada, importada por Bariven/Pdval que debió llegar a las mesas de los venezolanos pero que se quedaron en el camino, quien sabe porqué oscuros motivos.

Pero no todas las corridas salen bien, pregúntenle a Julio Aparicio. A veces el toro es Miura o de la ganadería de Juan Pedro Domeq y a pesar de los rejoneos y las banderillas no pierde ni la bravía ni el ímpetu, y es entonces cuando el cacho le sale por la boca al torero.

, ,