viernes, 4 de junio de 2010

Los alimentos dañados no son algo "notorio" dice viceministro



El señor de la foto es viceministro de políticas alimentarias. El mismo que ha dado unas penosas declaraciones con respecto a la comida que se perdió en los contenedores que aún están encontrando en los diferentes puertos de Venezuela. Hasta ahora se calcula que unos 3530 containers destinados a PDVAL podrían tener comida dañada, podrida, perdida, que traducido todo esto a toneladas (calculando 40 ton. Por container) hace un promedio de 140 mil toneladas de alimentos echados a perder.

Así lo reseña El Universal:

Caracas.- El viceministro de Políticas Alimentarias, Rafael Coronado, indicó que hasta ahora se ha hallado unas 30.000 toneladas de alimentos dañados , sin embargo, si se compara con el millón de toneladas que ha distribuido Pdval, "es un volumen que realmente no es notorio".

Según Coronado, esa cifra no llega ni al 1% de lo que se ha distribuido durante los siete años de Pdval. A su juicio, la situación no ha dejado de ser importante, sin embargo, serán las investigaciones las que determinen las causas de estas pérdidas.

"Es posible que hay sido descuido, desconocimiento de los contenedores o mala manipulación de la información", dijo el viceministro de Políticas Alimentarias en el programa Despertó Venezuela que transmite VTV.

Destacó el compromiso del Ejecutivo de que esta situación "no volverá ocurrir". Hasta ahora, indicó, no se ha cuantificado las pérdidas económicas.


Qué entenderá el señor ese por “no es notorio”? que no se nota? Que comparado con el supuesto millón de toneladas distribuidas los 3530 containers son una “burusa”, una nimiedad, una contingencia menor?

Si viviéramos en una situación de pleno abastecimiento alimentario en la que encontráramos de todo en los anaqueles de los comercios, la pérdida de mas de 100 mil toneladas de alimentos daría lástima, por supuesto, pero no afectaría ni el consumo, ni la distribución ni la comercialización, especialmente a los sectores menos favorecidos, pero en esta economía de subsistencia, todo esto se convierte en un crimen de lesa patria.

Hace dos días precisamente se corrió el rumor (fundado, por demás) que en un par de abastos en los Puertos de Altagracia había llegado mayonesa, harina PAN y margarina. Una señora amiga me pidió el favor de que la acompañara a ella y a su hija para que cada uno entrara al negocio y por separado compráramos “el combo” que permitían adquirir por persona, es decir: un frasco de mayonesa mediano, tres paquetes de harina PAN y un tarro de margarina de 500g. (por cierto que la fila para entrar al negocio era considerable) y así poder tener una cantidad que le permitiera sobrellevar el mes que está comenzando.

¿Se justifica que viviendo en una sociedad en la que de hecho no existe una tarjeta de racionamiento como en Cuba, pero que en la cotidianidad se experimenta, se siente (y resiente) el racionamiento de alimentos, un viceministro declare que “no es notoria” la pérdida de tantas toneladas de alimento?

La pelea que tiene el gobierno con la distribuidora de alimentos POLAR ¿será porque quiere transformar la eficiencia de una empresa seria en el desastre que tienen montado con MERCAL y PDVAL?

Me imagino que la orden es menospreciar el hallazgo de los containers para que las focas no puedan comparar el desastre de la administración pública con la eficiencia de una empresa privada como la Polar, y por eso salen esas (tristes) declaraciones del viceministro. Tal vez por eso hablen de “toneladas”, que le resta magnitud al acontecimiento, y no de kilos (cada tonelada tiene 1.000 kilos), así que estamos hablando de un millón de kilos perdidos, por la medida chiquita. Aquí lo único que "no es notoria" es la inteligencia y la sindéresis...

Ya existe un detenido por su presunta responsabilidad en la pérdida de los alimentos., Luis Pulido, expresidente de PDVAL. Pero nadie me hace creer que la magnitud de todo este “guiso” depende exclusivamente de una sola persona. Me acuerdo de una famosa película de Libertad Lamarque y (creo) Arturo de Córdoba, en la que, al final ella sale del manicomio y la cinta termina con la frase: ¿Están todos los que son?… ¿serán todos los que están?

Amanecerá y veremos… pero solo veremos, pues parece que no comeremos…

, ,