jueves, 16 de septiembre de 2010

Cardenal Urosa y la urgencia del voto el 26-S

1.- Ante las inminentes elecciones parlamentarias nosotros, el Cardenal Arzobispo de Caracas y los Obispos Auxiliares, pastores del Pueblo de Dios y promotores de la paz en nuestra querida Ciudad de Caracas, hacemos un llamado a participar activamente en este proceso electoral decisivo para el futuro de Venezuela.

2.- Los venezolanos estamos ante una encrucijada histórica en la que debemos actuar con decisión por la paz, en el marco de valores humanos fundamentales: el pluralismo democrático, y los derechos humanos, sociales, económicos y políticos que nos garantiza la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela.

3.- No podemos abstenernos. Se trata de fortalecer la democracia y garantizar el futuro del país. Es la hora de la participación activa, decidida y solidaria para promover la fraternidad, la inclusión de todos sin discriminación alguna, la libertad y la justicia. ¡Es la hora de votar!

4.-El voto es secreto. Solo Dios sabrá por quien votaremos. Por lo tanto, no hay razón para el temor ante amenazas indebidas. El voto libre y en conciencia es un derecho y al mismo tiempo una obligación cívica y también cristiana.

5.- Hacemos un llamado a que estas elecciones se realicen sin violencia alguna y con sujeción a las normas constitucionales y legales que regulan los procesos electorales. Y por último, insistimos en el respeto a la voluntad de los electores. Los resultados deben ser acatados y aceptados por todos los actores políticos y por todos los venezolanos.

6.- En esta hora decisiva encomendamos nuestra querida Patria a la maternal intercesión de María Santísima, Nuestra Señora de Coromoto, Patrona de Venezuela, para que Dios nos conceda trabajar y vivir siempre en paz.

Caracas, 16 de septiembre de 2010


Cardenal Jorge Urosa Savino,
Arzobispo de Caracas



1 comentario:

Maigua dijo...

Excelente!
Yo he dhicho que la Iglesia Catolica tiene un importantisimo papel en la recuperacion de la moral del pais y es nuestro Cardenal y todos los religiosos quienes tienen que esa dificil tarea de conciliar un pais roto.

Lo mismo paso en Centro America cuando las dictaduras crearon esa criminal lucha de clases como lo ha hecho el presidente de Venezuela.

Sin duda alguna un espantoso crimen que debera pagar ante tribunales internacionales.

Bravo por Jorge Liberato Cardenal Urosa Sabino.

Maigua