miércoles, 27 de octubre de 2010

Hermann Escarrá y sus "cantos de ballena"


Tanto que se había esforzado Hermann por borrar de la memoria pública su pasado reciente (11 años nada mas) de afecto chavista, de ser uno de los mentores de la Constituyente y padre de aquella nueva Constitución pedida por chavez al dar el brinco a la oposición mas férrea y anti-chavista posible. Sus discursos convocando a la desobediencia civil apoyada en el artículo 350 de la Constitución y su pétreo llamado a la abstención electoral, no fueron mas que lánguidas estrategias para promover su propia candidatura a cuanto cargo le pareciera y apeteciera…asomó su candidatura a la gobernación de Anzoátegui, diputado al parlamento latinoamericano y ahora extemporáneamente asomado a una presidencia de la República por vía de elecciones primarias de una oposición en la que no cree.

Apoyado en un verbo de tono dócil y parsimonioso, y una figura de papá bonachón especie de San Nicolás sin barba repartiendo pródigamente su sabiduría como regalo navideño a quienes, como niños se dejan obnubilar por, y como muy bien hubiera dicho Manuel Rosales en este caso “cantos de ballena”, aplica aquella máxima excluyente de una copla llanera “sobre mi caballo yo, y sobre yo mi sombrero”, que no es mas que una coloquialización de aquel principio teológico tridentino “extra ecclesia nulla Salus” o como dijo una vez Luis XV de Francia “Après moi, le déluge”.

Si el Dr. Escarrá no cree en el proceso de Unidad Democrática ni está de acuerdo con la MUD, perfecto, está en todo su derecho como cualquier venezolano, pero si se proclama “opositor a chavez” entonces que no eche a perder las iniciativas de retomar los espacios perdidos. Ya su periplo como candidato por OPINA (y fuera de la Unidad) al parlamento latinoamericano contribuyó a que la Unidad perdiera un diputado, y por cierto, como dato curioso, en Anzoátegui (donde pensaba aspirar a la gobernación) consiguió 11.427 votos contra 313.213 votos de AD, tal es el grado de aceptación de Hermann Escarrá en el estado al que una vez pretendió lanzarse como gobernador (el Conde del Guácharo sacó mas votos en su momento que Escarrá ahora).

En estas extrañas matemáticas venezolanas en las que es una victoria pasar de 152 a 98 ó que 7x8 sean 52, parece que dividir es mas que sumar, y el que divide, por mas que se identifique con la oposición solo le está haciendo el juego al chavismo.

¿Porqué H. Escarrá pretende ahora medirse en las primarias de una Unidad en la que no cree? ¿quién garantiza que luego de perder en las primarias no se lance “por iniciativa propia” o como abanderado de algún micro-partido paria, apuñalando la Unidad que tanto ha costado conseguir y de la que se sirve solamente cuando eso satisface sus propios deseos?

Soy del humilde criterio que los hermanos Escarrá están cortados por la misma tijera de la soberbia, solo que uno la manifiesta de manera notoria y pública y el otro la mantiene agazapada. Y ni siquiera estoy muy convencido que uno de los dos haya dejado de ser chavista.

, ,