viernes, 19 de noviembre de 2010

Jean Valjean también es rojo rojito...


Aún la gente decente de este país no pierde la esperanza de ver resuelto el caso PUDREVAL. Con la enorme cantidad de containers de alimentos en mal estado se movieron tantos millones de bolívares/dólares que nadie en su sano juicio puede pensar que un par de chinitos de Recadi fueran las mentes maestras de todo ese tinglado de conspiraciones y engaños, y sin embargo nuestra actual Asamblea Nacional se niega a discutir en profundidad, en abrir una investigación (¿será que saben quienes son los reales involucrados?) para establecer las verdaderas culpabilidades y que los que le causaron un enorme daño patrimonial a la Nación sean también juzgados por el crimen de lesa patria de agravar la situación de necesidad del pueblo venezolano. Solamente por “olvidarse” de los containers en los diferentes puertos y dejarlos allí muriendo de mengua habrán tenido que pagar una grosera cantidad de dólares por concepto de “estacionamiento”, sin contar el dinero que se perdió en compras que nunca llegaron a su destino (la mesa de los venezolanos). Pero creo que el gobierno está apostando a la mala memoria y a la saturación noticiosa del pueblo que muy fácil y rápidamente pasa la página cuando se enciende otro pote de humo.

La muerte de Danilo Anderson, fiscal asesinado hace 6 años con una bomba en su vehículo, vuelve hoy al tapete de la opinión pública cuando se vuelven a señalar los mismos que siempre han sido señalados pero que nunca han sido investigados, y la apreciación del público es que los verdaderos autores intelectuales y materiales están libres y caminando por las calles mientras el caso se ha convertido en un “cangrejo” (¿a propósito?) al que no se le ve una pronta aclaratoria.

El caso Makled, que involucra en el contrabando de drogas y corrupción a militares de altísima gradación junto a miembros del poder Judicial y familiares de connotados políticos se ha diluido con el peloteo ese de que “si pa’ca o pa’lla”, Estados Unidos o Venezuela, DEA o CICPC y no me extrañaría que surgiera un “trapo rojo” que engañara al toro mientras embiste.

Pero, ¿será que los cuerpos policiales no van a detener nunca a los ladrones corruptos? ¿el peso de las rejas nunca caerá sobre “los malos de la película”? No, claro que no! Vuelve la esperanza de ver castigados a los malos, a los ladrones, a los corruptos que atentan contra la Nación. Hace un par de días se anunció con bombos y platillos que el CICPC había asestado un duro golpe a la delincuencia organizada y detuvieron a seis personas que cometieron el horrendo crimen de sacar dinero de la caja registradora de UNA AREPERA SOCIALISTA…!!! Me imagino que la facturación diaria de esa AREPERA SOCIALISTA eran millones de millones como para que 6 personas se enriquecieran a costillas del escamoteo consuetudinario. A ellos sí les caerá todo el peso de la ley, el brazo largo de la justicia cerrará con llave la galera y quedarán presos los criminales que según el comisario Flores han participado “en este hecho delictivo en contra la nación”.

Al mejor estilo de Victor Hugo, solo los miserables (rojo rojitos) como Jean Valjean son condenados y encarcelados mientras que los Arsenio Lupin seguirán haciendo maromas y brincando de techo en techo para no ser aprehendidos.

, ,