domingo, 9 de mayo de 2010

Si gana Santos cerraremos el comercio con Colombia


Vuelven otra vez las amenazas contra Colombia, pero… en realidad, ¿a quién está amenazando?

Después de declarar solemnemente que él no se inmiscuye en la política interna del hermano país sale con su cara muy lavada a llamar al candidato Santos “mafioso”, y encima advierte que si Santos gana la presidencia cerrará la frontera colombo-venezolana al comercio como represalia.

Sienten los colombianos esta amenaza como un pesado fardo? Ya el anterior cierre de la frontera (en el 2005, creo) les hizo darse cuenta que Venezuela no es el único mercado y diversificaron sus rutas de intercambio comercial hacia otros países. Esta noticia no tiene que afectarlos mas que la contingencia de cambiar la dirección de la brújula hacia Panamá, Chile, Perú y Centroamérica, lugares en los que también son apreciados los productos colombianos y tienen muy buen mercado.

Ahora bien, Colombia es el segundo socio comercial de Venezuela y esa relación mueve mas de tres mil millones de dólares al año; ¿puede Venezuela prescindir de esos ingresos sin que signifique aligerar la caída por el barranco económico-financiero por el que vamos?¿sin que quiebren un montón de empresas criollas que se han hecho de y para esa relación binacional? ¿mas desempleo, mas hambre, mas desazón en un aparato comercial que no está preparado para la diversificación que logró el mercado colombiano?

Entonces ¿contra quién es la amenaza sino contra el propio pueblo venezolano? Y específicamente contra el Táchira y Zulia, regiones venezolanas que por compartir frontera común, han construido (en gran parte, como el Táchira) su economía en la relación binacional.

Ya la experiencia de expropiación de las contratistas petroleras mostró los efectos perniciosos en la economía de populosos centros urbanos como Ciudad Ojeda y Lagunillas. ¿Quiere el gobierno repetir aquellas consecuencias dándoles ahora una proyección nacional?

¿Contra quién entonces es la amenaza? No es mas que un escupir pa’rriba. Si el tipo tiene problemas con Santos, arréglelos personalmente con él y no involucre la economía venezolana con sus ojerizas y prejuicios; además, cualquier candidato que gane en las elecciones presidenciales colombianas tendrá que pensar en Colombia, por Colombia y para Colombia y no como le diga el de aquí que piense o actúe… llámese Santos, o Mockus, o Juanes o Noel Petro o quien sea, seguro que recibirá tarde o temprano las mismas amenazas del Cassius Clay (¿cuál era el apodo que le daban?) tropical.

Honduras no le paró bolas con su protegido Zelaya, ¿quién dice que con Colombia será diferente? Y dejo constancia que no me interesa apoyar a un candidato colombiano por encima de otro. Gane el que gane será por la voluntad popular del voto de los colombianos y no por el que digan los de afuera que tiene que ganar ( o perder).


, ,