viernes, 7 de mayo de 2010

Elecciones internas PSUV. La misma Cuarta República con otro cachimbo


Que golpe! Me dolió y no fue conmigo!!!

La Asamblea Nacional le ha dado cabida (dentro del mucho muy valioso tiempo que le dedican a trabajar por la patria) al análisis de las elecciones internas del PSUV realizadas el domingo pasado, y era de esperarse que el 80% de diputados “salientes”, “revocados”, “eliminados”, “despedidos”, respiraran por la herida aún abierta, y no solo respiraran por ella sino que escupieran (sentido figurado) sus resentimientos contra lo que parece ser (según algunos de ellos) un plan organizado para salir de los incómodos e incluir gente del “entorno”.

Acusaciones contra ministros, alcaldes y gobernadores que favorecieron con “logística” y tal vez con “dinero” a sus candidatos en detrimento de otros postulantes no dejaron de sentirse en el hemiciclo. Señalamientos de desconfianza entre los diputados actuales y el PSUV iban y venían como las olas del mar.

Que espectáculo tan cuartorepublicano nos ofrecieron los “quintaesencia” de la revolución, los “quintacolumna” del proceso. Ya algunos “camaradas” habían escrito artículos denunciando un grosero ventajismo cupular:
“Se pudo observar como unos candidatos, miembros de la dirección nacional y regional del PSUV, desplegaron costosa propaganda a granel, con toldos, logística y personal, motorizados en caravana, uniformados con franelas del candidato, justo enfrente de la mayoría de los centros de votación del Circuito Nº 1 y especialmente en la Parroquia Sucre.”

“Las bases del PSUV esperan que se hagan los ajustes necesarios para que en un futuro la base de verdad decida, sin manipulaciones ni ventajismos, para garantizar la unidad del partido y generar confianza y entusiasmo entre las bases para las batallas que deben seguirse librando contra la derecha pro-imperialista.” Ver artículo

“Sin lugar a dudas, este proceso nos debe enseñar muchas cosas, sobre todo que no podemos seguir tolerando el ventajismo político de aquellos que se creen líderes. Ayer una denuncia hecha por la comunidad y publicada por APORREA.ORG, daba cuenta de la más vil bajeza de un candidato http://www.aporrea.org/actualidad/n156478.htm, el ventajismo como piedra fundamental de su irracionalidad política, un hombre de una gestión muy gris como alcalde (dos periodos consecutivos) nuevamente aparece en la palestra pública, no por su condición de revolucionario, muy por el contrario, armado de un profundo sentimiento de deslealtad y oportunismo, en pleno centro electoral, fraguaba su trama. Un triunfo, amigo Bernal, que no debe enorgullecerte”
“¿Habrá alguna sanción ética o moral a todos aquellos que cargados de una tonelada de herramientas cuarto republicanas se alzaron con un triunfo mal habido? ¿Podrán las bases creer en el partido, si hoy no se sancionan a los infractores?” Ver artículo

Si entre ellos mismos se hacen marañas ¿podemos esperar un comportamiento distinto en las elecciones de septiembre?. Pero al menos las denuncias y señalamientos están allí, visibles para todos los chavistas que ahora conocen el “talante” de algunos de los que fueron elegidos no por la base sino en base a la “logística” del poder de la cúpula. “El silencio de los corderos” se terminó en el PSUV, y no hay nada mas peligroso para un regimen que el que la base comience a pensar y actuar, no por lo que le digan que piense o haga sino para protestar por el mal ejemplo de quienes se han denominado “líderes del proceso” pero viven de espaldas a los intereses de las bases.

¿Podrá ese (mas que) sentimiento de “traición” transformarse en un “voto castigo” en septiembre? No lo se, no soy ni analista ni psíquico, lo cierto es que el pronóstico es “de parcial a (muy) nublado”.

¿Podrá la oposición capitalizar el deslave de las elecciones internas del PSUV? No lo creo. Todavía siguen dándole una falsa proyección nacional a los problemas internos entre Mendoza, Primero Justicia y Jon Goicoechea como si eso fuera del interés del resto de Venezuela. Se quedaron en el tintero como diría Max Fleischer. Los árboles le impiden a la oposición ver el bosque, así que no me espero estrategias políticas que cambien el curso de los acontecimientos, y no es que el curso esté mal, pero podría ser mejor si en vez de detenerse en apetencias personales y grupales, en vez de estarse revolcando en el fango del “uno contra todos y todos contra uno”, pensaran en Venezuela y tuvieran un proyecto País que convenciera y le diera verdadera participación a los decepcionados del proceso (y de las elecciones internas). No me parece coincidencia que MUD en inglés signifique “fango”.

, ,