jueves, 2 de diciembre de 2010

Ernesto García McGregor "Mas pudo el interés" (Cubillas, Ayala y Makled)


El terrorista Arturo Cubillas, considerado por el gobierno de España como el embajador de la ETA en Venezuela, no fue deportado porque la Fiscalía alegó que habiéndose nacionalizado venezolano, la Carta Magna lo protegía de la expatriación.

En cambio la guerrillera Priscila Ayala, perteneciente al ELN colombiano, una de las 20 delincuentes más buscadas en el departamento de Arauca, fue deportada la semana pasada al vecino país. Priscila se había nacionalizado en 2005, estaba inscrita en el Registro Electoral y por supuesto, desde entonces votaba por el innombrable. En el 2006 recibió del gobierno de Yaracuy (chavista) un título supletorio sobre unas bienhechurías y actualmente ocupaba nada menos que la presidencia de la empresa Industria Minera El Éxito, que cuenta con la bicoca de un capital de 400 millones de bolívares fuertes.

En otras palabras, esta guerrillera obviamente no actuaba en la clandestinidad y andaba como Juana por su casa con la conchupancia de los rojo rojitos, como lo hace el resto de los insurrectos colombianos y como lo hizo Walid Makled, el tercer narcotraficante más importante del mundo, a quien el régimen le facilitó cinco patios de almacenamiento en Puerto Cabello, el negocio de la urea y la línea Aeropostal.

Pero Makled supo enlodar convenientemente a todos los chavistas y es personaje clave para entender cómo el Gobierno maneja el tráfico de la cocaína. Una vez atrapado por Colombia, el innombrable chantajeó al vecino país. Me entregas el soplón para que no cante y yo te pago la deuda y hasta te entrego guerrilleros así sean nacionalizados venezolanos. En el caso de Priscila no importó Fiscalía, Constitución o respaldo revolucionario. Simplemente, más pudo el interés que el amor que le tenía. Que oiga quien tiene oídos...

Tomado del diario "La Verdad" del Zulia

, ,